Hoy vamos a hablar sobre el Marketing de Contenidos y sobre cómo podemos generar un mayor impacto en Internet gracias a él, pero antes empezaremos dándole una definición. El Marketing de Contenidos es un tipo de marketing que consiste en crear y distribuir contenido de valor para clientes y potenciales clientes con el objetivo de que conozcan nuestros productos o servicios y de este modo podamos llegar a ellos.

 

Es frecuente confundir este termino con el de Inbound Marketing. Un concepto que hace referencia a cualquier tipo de acción para atraer clientes a nuestro negocio, incluyendo también acciones como la publicidad tradicional. Mientras que el Marketing de Contenidos, sólo hace referencia a la parte de trabajar el contenido como foco de nuestra estrategia.

 

¿Qué beneficios nos aporta?

 

Si analizamos las tendencias de los últimos meses, el contenido útil debería formar el núcleo fuerte de cualquier estrategia de marketing en Internet. La mayor parte de las personas, cada vez más, se informan de forma digital, por lo que la elaboración de contenido es una de las maneras más eficaces de aportarles valor a nuestros clientes.

 

Pues bien, trabajar en elaborar una buena estrategía de marketing de contenidos nos permite, además de potenciar nuestra imagen de marca, retener a nuestros clientes ofrenciéndoles un contenido relevante y de valor cuando visitan nuestro sitio. Este contenido se lo podemos ofrecer a través de diferentes medios, ya sea a través de un artículo en nuestro blog, un vídeo en nuestro canal de youtube, un podcast o bien, cualquier tipo de publicación en nuestras redes sociales.

 

Por lo tanto antes de comenzar debemos preguntarnos sobre quiénes son nuestros potenciales clientes, buscar datos demográficos sobre ellos, cuáles son sus intereses, que tipo de información necesitan encontrar y qué palabras clave formarán parte de nuestro contenido. También tenemos que analizar en qué plataformas pasan más tiempo y cómo consume la información, es decir, si lo hacen a través de las redes sociales o si lo hacen a través de buscadores.

 

Además, es importante poder obtener feedback de cada uno de ellos, para así poder comprobar que tipo de contenido les aporta más valor y qué tipo de contenido es el que demandan. De este modo identificaremos cuales son sus necesidades y esto nos ayudará a generar un contenido mucho más eficaz.

 

Tenemos que tener en cuenta que el objetivo final de nuestra estrategia no deberá ser analizar lo útil que es nuestro producto o servicio sino enseñar a nuestra audiencia cómo podemos ayudarle y sobretodo, demostrarle que somos la persona adecuada para solventar su necesidades. Las personas utilizamos Internet para encontrar soluciones a nuestros problemas, no queremos entrar a una página y sentir que el único objetivo de esta es vendernos algo.

 

Es habitual creer que con el simple hecho de tener un blog ya estamos desarrollando marketing de contenidos. Pues bien, la respuesta es que no. La industria del marketing digital está formada por infinidad de personas que crean contenido sin parar. Muy pocos lo hacen de forma efectiva, ya que la gran mayoría no cuentan con una estrategia y una metodología bien definida. 

 

Es un error pensar que el marketing de contenidos se puede utilizar como una estrategia aislada, ya que debe estar planificado en relación con el resto de estrategias de nuestro negocio. De lo contrario, puede llegar incluso a perjudicarnos.

 

Y vosotros, ¿qué opináis de este tipo de marketing? ¿Pensáis que es tan efectivo? ¿En qué basáis vuestra estrategia? Os espero en los comentarios.